Menu

Descripción

Descripción Mosaicos de cemento artesanal

* La mayoría de los modelos son formados por 4 piezas para tener el diseño completo.

Características únicas y especiales de los Mosaicos de cemento por Original Mission Tile:

Todos nuestros mosaicos de cemento, también llamados mosaicos de pasta, están fabricados en 3 capas que pueden ser vistas en el perfil de cada pieza.

Primer capa:
Esta capa del diseño o superficie del material, esta compuesta por con una mezcla de cemento blanco de alta resistencia, polvo de mármol o marmolina y pigmentos óxidos y orgánicos. La resistencia de uso, colores y brillo dependen de la calidad de esta primer capa. El acabado natural del material es cenizo y se recomienda aplicar un sellador o brillar el material para un acabado lustroso, ningún mosaico de cemento tiene acabado vidrioso.

Segunda capa:
Esta capa es un mortero hecho con arena fina y cemento Portland de alta calidad. Para la fabricación de los mosaicos de cemento, este mortero es aplicado como base y refuerza la primer capa del material.

Tercer capa:
Esta capa esta hecha de una mezcla porosa de cemento y arena con el espesor requerido para compactarse y tener la dureza necesaria para su instalación y lograr su alta durabilidad.

Un mosaico de cemento de alta calidad, debe ser compacto y resistente al agua, los mosaicos de cemento no son vidriados, esta calidad se cumple gracias a las mezclas ricas en cemento de alta calidad y la compresión exacta de cada pieza. En adición, los mosaicos de cemento son curados bajo agua para incrementar su dureza y durabilidad.

Características del Mosaicos de cemento:

– Todos los mosaicos de cemento son hechos a mano, pieza por pieza, atendiendo el diseño de cada pieza y la especificación de colores.

– Los mosaicos de cemento no contaminan, gracias a sus materiales naturales y que son curados en agua reciclada.

– Todos los mosaicos de cemento son inflamables y 100% reciclables.

– Los Mosaicos de cemento son frescos en lugares cálidos, ayudando al ahorro de energía y cuentan con un coeficiente de fricción arriba del estándar en la industria.

– Los Mosaicos de cemento pueden fabricarse en diferentes diseños, tamaños, formas y colores.

– El control de calidad para los mosaicos de cemento se hace individualmente, pieza por pieza, no por lotes.

Historia del Mosaico Hidráulico

Un mosaico hidráulico es una baldosa decorativa de cemento pigmentado, de uso interior y exterior. Inventado en el sur de Francia a mediados del siglo XIX, fue usado como pavimento en las construcciones hasta los años 1960.

El proceso de fabricación se caracteriza por el uso de moldes metálicos, también llamados trepas, para la aplicación de los colores, que posteriormente son fijados a la base de cemento mediante el uso de prensa hidráulica.

Las primeras referencias son de 1857 si bien su consolidación como producto alternativo a la piedra natural, mármol principalmente, fue en la Exposición Universal de París de 1867 donde la empresa Garret, Rivet y Cía. lo presentaba como un tipo de baldosa que no requería cocción sino que se consolidaba mediante prensas. Las medidas de las baldosas eran básicamente de 10 x 10, 15 x 15, 20 x 20, 25 x 25 y 40 x40 cm, pero las más habituales fueron las de 20 x20 cm.

La coincidencia de esta técnica con el desarrollo del modernismo hizo que los diseños fueran más complejos y artísticos y que los fabricantes contaran con los diseñadores de moda entre sus colaboradores, como Alexandre de Riquer, Domènech i Montaner, Josep Puig i Cadafalch, Josep Pascó y Enric Sagnier.1 Antoni Gaudí diseñó un único pavimento, para la Casa Batlló, que finalmente no se colocó en esta casa pero sí en la Casa Milà y que ahora pavimenta las aceras del Paseo de Gracia de Barcelona. Los dibujos representaban formas geométricas, florales o vegetales. Los diseños más sencillos tenían un dibujo que se repetía y combinaba pieza a pieza. Generalmente los decoradores componían los diseños simulando una alfombra que ocupaba toda la habitación y que requería baldosas que conformaran una cenefa perimetral. También era habitual que la composición de la imagen final se obtuviera con la combinación de 2, 4 o 6 piezas diferentes, lo que complicaba de forma notable la producción e instalación.

El mosaico hidráulico se fabricaba pieza a pieza. El artesano elegía los colores que iba a utilizar y preparaba una pasta con agua, mezclando polvo de mármol blanco, cemento blanco, arena y pigmentos.

Este preparado se vertía en la trepa, que consiste en un molde que integra unos separadores de bronce o latón encajados dentro de un marco. Cada espacio se llenaba con su color correspondiente. Cuantas más tonalidades tuviera el dibujo, más tiempo para su elaboración era necesario, por lo que el coste de la loseta aumentaba. Esta capa, la decorada, que es la que era visible cuando estaba colocada, tenía unos 4-5mm de espesor.

Cuando la trepa se había llenado con las diferentes pastas de colores, se añadía una segunda capa, de un grosor similar, formada por una mezcla de cemento gris y arena, con la función de absorber el exceso de agua de la primera. Finalmente se terminaba de llenar hasta los 20 ó 25 mm que solía tener el grueso del ladrillo, con la capa de apoyo, constituida por cemento gris, cemento común y arena, de textura más porosa para facilitar la adherencia en su colocación. El molde rellenado se colocaba bajo una prensa hidráulica que la comprimía. Después, se extraía del molde, se dejaba secar y se sumergía en agua durante 24 horas. Para que el cemento quedase perfectamente endurecido, las baldosas se rociaban con agua y se ponían en una cámara húmeda durante 28 días, que es el tiempo que tarda el cemento en endurecerse debido al proceso químico iniciado gracias al agua. De ahí recibe el nombre de hidráulico y no del hecho de emplear prensas hidráulicas, en un principio las prensas eran manuales.

Es importante remarcar que si bien su uso ha disminuido, todavía existen muchas fábricas que los siguen realizando de la manera tradicional tanto para su uso en la restauración de antiguas casas, como para ser colocados en propiedades nuevas.

El sistema de fabricación del suelo hidráulico no ha cambiado prácticamente nada desde sus orígenes. Las baldosas hidráulicas no están hechas de barro o adobe, ni cocidas, como en el caso de las baldosas de cerámica. Como su nombre lo indica, estos suelos están hechos de cemento comprimido con prensas hidráulicas. Esto es confiere una gran resistencia y solidez.

Además de su resistencia, estas baldosas se caracterizan por su versatilidad, su gran variedad de dibujos y de colores naturales que las hacen aptas tanto para interiores como exteriores.

Made with love by NiuMedia